Zum: Sillas de coche para niños

¿Su hijo va bien sujeto en el coche? Para dar la máxima protección a su hijo conozca los 10 errores que cometemos con mayor frecuencia.

Los 10 errores más comunes

Entre el 60 y 70 por ciento de los padres pertenecientes a países donde el uso del sistema de retención infantil (SRI) está muy extendido, no los utilizan correctamente, reduciendo su eficacia. A continuación, le explicamos los diez errores más comunes (de los que probablemente usted no es consciente) en el uso de las sillitas de coche para niños.

1. Cambiar la posición de la sillita para situarla demasiado delante en el sentido de la marcha.

Se recomienda colocar la sillita en sentido contrario al de la marcha hasta que el niño tenga al menos 15 meses. En caso de choque, esta posición reduce la presión que el cuello y la columna vertebral deben soportar cuando el estado de desarrollo físico del niño no es suficiente.

2. Adaptar el sistema de retención infantil (SRI) solamente a la edad del niño, sin tener en cuenta otras características físicas.

La reglamentación y los fabricantes proporcionan instrucciones generales para saber qué tipo de dispositivo es el más apropiado para la edad del niño. Sin embargo, los criterios más importantes a tener en cuenta, para que sea lo más eficaz posible, son la altura y el peso.

3. Sustituir demasiado pronto el SRI por un cinturón de seguridad para adultos.

Se desaconseja que el niño deje de utilizar un sistema de retención hasta que alcance los 150 centímetros de altura y un peso de unos 40 kilogramos. No obstante, también será necesario sustituir la sillita cuando las rodillas del niño lleguen al borde del asiento y que sin la sillita, el cinturón de seguridad del coche le abroche correctamente, es decir, que pase sobre su hombro (y no sobre su cuello) y sobre su cadera (y no de su abdomen).

4. Comprar una sillita sin que su hijo la haya probado antes.

Además de elegir una sillita homologada y de asegurarse que su sistema de anclaje es compatible con el de su vehículo, se recomienda encarecidamente que su hijo la pruebe antes de comprarla. De esta manera, podrá estar seguro de que el niño está instalado cómodamente y aprender en la tienda como sujetarlo correctamente.

5. Pensar que el asiento trasero del medio no es muy seguro.

La mayor parte de los conductores creen erróneamente que los asientos traseros del coche, ubicados tras los asientos delanteros, son los más seguros. Sin embargo, es el asiento trasero del medio el más seguro, cuando está equipado de un cinturón de seguridad con 3 anclajes, ya que es el más alejado de los posibles choques laterales.

6. No asegurarse de la correcta fijación del SRI al asiento del coche con ayuda del cinturón de seguridad.

Para las sillitas sujetas con un cinturón de seguridad y para los elevadores infantiles, el cinturón debe pasar a través de las guías situadas debajo de los reposabrazos. Para las sillitas colocadas con el respaldo en el sentido de la marcha, el cinturón de seguridad debe pasar por las guías indicadas por el fabricante y estar bien tenso.

7. Sujetar a su hijo en la sillita con el arnés demasiado flojo o retorcido.

Para garantizar un uso correcto del arnés, el cuerpo de su hijo debe estar encajado cómodamente con los cojinetes de protección correctamente colocados. El arnés no debe estar retorcido. El cinturón superior debe estar a la misma altura o ligeramente más bajo que los hombros y el cinturón a la altura de la cintura, debe pasar sobre el vientre de su hijo, lo más abajo posible.

8. Sujetar a su hijo con el cinturón de seguridad de manera incorrecta o retorcida.

El cinturón de seguridad debe pasar a través del punto de sujeción superior del respaldo y por encima de la parte exterior del hombro (sin tocar el cuello). Evite que le pase por debajo de la axila. El cinturón horizontal debe estar unido a la pelvis y no al abdomen. El cinturón debe ajustarse cómodamente. No debe estar tenso ni retorcido

9. No comprobar con regularidad que la sillita está correctamente anclada a su vehículo y ajustada a su hijo.

Para reducir el mal uso de las sillitas, es necesario controlar con regularidad que están bien fijadas al vehículo y ajustadas a su hijo. Hay que hacerlo tras cada uso y recuerde que es su responsabilidad vigilar que su hijo utiliza correctamente la sillita.

10. No dar ejemplo en materia de protección y de respeto.

Su actitud como padre es un punto de referencia fundamental para su hijo. Para darle ejemplo desde pequeño, usted debe, de igual manera que el resto de adultos que se desplacen con él en coche, ponerse el cinturón de seguridad en cada trayecto, ser respetuoso con los otros usuarios de la carretera y con el código de circulación.

Precauciones

No olvide que:

  • si una sillita está instalada en el asiento del pasajero de delante, el airbag debe estar siempre desactivado. En caso de choque, la activación del airbag representa un gran riesgo de daño para el niño;
  • el riesgo de lesión grave es inferior al 15 por ciento si la sillita está instalada en los asientos traseros, en lugar de en el asiento del copiloto;
  • en caso de accidente, los cinturones de seguridad mal colocados en una sillita ubicada en el sentido de la marcha, aumentan considerablemente el riesgo de lesiones en el torso. De igual manera que un arnés demasiado flojo, aumenta el riesgo de lesión en la cabeza y un cinturón de seguridad demasiado flojo aumenta considerablemente el riesgo de lesión en la cabeza y el torso;
  • debe tener cuidado con los despistes que la presencia de niños en el coche, pueden provocar en el conductor. El pasajero debe vigilarlos;
  • adquirir una silla de segunda mano no es la mejor opción. Con el paso del tiempo los materiales se deterioran, con la consecuente perdida de eficacia, por lo que este tipo de sillas puede no ofrecer las mismas condiciones de seguridad que una una nueva.

Además, recuerde que en TARGOBANK le ofrecemos un seguro de auto 100% adaptado a su personalidad y presupuesto. Tan sencillo como hablar con uno de nuestros Gestores y elegir las coberturas que más se adaptan a sus necesidades.

Más información en la revista de la Dirección General de Tráfico





Compartir este Zum en redes sociales:
Facebook Twitter Google+ WhatsApp

TARGOBANK - Mayo / Junio 2018

Zum, Una iniciativa de TARGOBANK.

Zum del inglés “Zoom”. La palabra Zum es la adaptación al castellano de "Zoom"y se encuentra actualmente entre las voces incorporadas al Diccionario de la lengua de la Real Academia Española.