¿Está pensando en cambiarse de casa? ¿Ya le han concedido la hipoteca? ¿Acaba de comprarla? Enhorabuena. Ahora es el momento de decidir cómo va a decorarla. Le ofrecemos 5 ideas de decoración al estilo feng shui.

¿Sueña con convertir su hogar en una burbuja de armonía y relajación? El feng shui le proporcionará sencillas pautas sobre los diseños, colores o materiales más adecuados para transformar el interior de su casa en un lugar zen orientado al bienestar.

¿Qué es el feng shui?

El Feng (viento) Shui (agua) es un antiguo sistema filosófico chino conocido como el arte de armonizar las energías que nos rodean y aprovecharlas para nuestro beneficio. Se trata de equilibrar las energías de cualquier espacio (casa, lugar de trabajo…) para generar armonía y vibraciones positivas, a través de la ubicación del mobiliario y de la integración de diferentes objetos que representan la naturaleza.

Organizar el interior de su casa siguiendo las reglas de decoración del feng shui favorecerá la circulación de la energía positiva mejorando su día a día y ayudándole a:

  • aclarar su mente;
  • transformar los pensamientos y las actitudes negativas en positivas;
  • crear un espacio para relajarse, que le permita olvidarse del estrés diario;
  • liberar su mente. Esto le permitirá sobreponerse ante cualquier dificultad, enfrentándose a ella con la mejor disposición.

El Chi, el Yin y el Yang y los 5 elementos básicos de la naturaleza (madera, fuego, tierra, agua y metal) son los tres fundamentos en los que se apoya el feng shui. Pero ¿cómo funciona esta filosofía?

1. El Chi:

es una energía invisible que relaciona los elementos que componen el universo. En el hogar, entra por las puertas y sale por las ventanas. Con el objetivo de permitir la libre circulación del Chi, la ubicación de los muebles en una habitación es fundamental. Esto no quiere decir que haya que deshacerse de todo el mobiliario, sino más bien de encontrar el lugar adecuado y de organizar un poco la casa, tirando todo lo que hemos acumulado durante años y no hemos utilizado, ya que al Chi no le gusta el desorden.

2. El Yin y el Yang:

el equilibrio de dos fuerzas contrarias es otro de los principios del feng shui, por lo que a la hora de decorar la casa es imprescindible combinar ambas fuerzas. ¿Dónde los hallamos?

  • el Yang en la entrada, salón, y la cocina, en los colores blanco, naranja, rojo, rosa, amarillo, en la madera, el metal y las formas rectilíneas;
  • el Yin en la habitación y el baño, en los colores gris, verde, azul, negro y marrón, en la tierra y las formas redondeadas.

3. Los cinco elementos:

para equilibrar el Yin y el Yang, hay que jugar con los cinco elementos: madera, fuego, tierra, metal y agua. Todo se trata de dosificación y equilibrio, ya que algunos elementos no se mezclan bien. ¿Qué combinaciones hay que evitar? ¿Cuáles hay que fomentar? La lógica que hay que aplicar es la misma que en el juego piedra, papel o tijeras. El agua apaga el fuego, el metal corta la madera,…

  • la madera se encuentra en el parqué, muebles, objetos de decoración... y representa el cambio, la creatividad y la apertura de espíritu. Demasiada madera provoca inestabilidad, pero combina bien con el agua y el fuego y mal con el metal.
  • el fuego se encuentra en velas y chimeneas simbolizando el dinamismo, la sensualidad y la fuerza. El fuego en exceso puede causar dispersión y estrés. Debe combinarse con la madera y la tierra, evitando el agua.
  • la tierra se encuentra en el suelo, los azulejos y la piedra, aportando seguridad, estabilidad y prudencia. Demasiada tierra genera lentitud y aburrimiento, por lo que es mejor mezclarla con el fuego y el metal, que con el agua.
  • el metal lo hallamos en los espejos y las lámparas, favoreciendo el orden, la gestión y el rigor. Demasiado metal disminuye la sociabilidad y la creatividad. El metal combina con la tierra y el agua, pero no con el fuego ni la madera.
  • el agua abunda en el color azul, en una fuente y un acuario. Favorece la emoción, la flexibilidad y la calma, aunque demasiada agua puede causar melancolía e introspección. El agua combina bien con la madera y el metal, pero no con el fuego ni la tierra.

5 ideas de decoración feng shui

Cree un ambiente zen en su hogar aplicando los principios básicos de esta filosofía milenaria.

1. El orden.

Hay que realizar una limpieza profunda de la casa para deshacernos de todo lo que ya no utilizamos.

2. Los colores.

Cobran especial relevancia, ya que hacen referencia al Yin y al Yang. El Yin, creador y estimulante está representado por los tonos pastel y los colores fríos como el verde o el azul. Mientras que colores vivos y cálidos como el rojo, naranja, rosa y amarillo simbolizan el dinamismo y la energía del Yang. Por ejemplo:

  • el azul y el violeta son colores zen, que invitan a la calma, la reflexión y favorecen la concentración, por lo que es un color perfecto para el despacho, la biblioteca o el baño, pero no para el dormitorio;
  • el amarillo, sinónimo de sociabilidad, favorece la comunicación, por lo que es muy recomendable para el salón y también para la cocina, donde aportará dinamismo y alegría;
  • el rojo es el color de la vitalidad e influye sobre la pasión y la seguridad. En el salón, despacho, entrada y en algunos accesorios como cojines, este color aporta dinamismo a todas las habitaciones de la casa;
  • el naranja representa el cambio, pero también la falta de constancia. Es el color antidepresivo por excelencia, estimula los sentidos y dinamiza el interior de las personas. Lo podemos utilizar en el salón para crear un lugar agradable y en la cocina para aumentar el apetito;
  • el verde encarna el equilibrio, la creatividad y el crecimiento interior. Es también un color relajante, por lo que es muy adecuado para el cuarto de baño y la habitación de los niños;
  • el blanco simboliza la pureza y la espiritualidad, aunque se debe utilizar con moderación para evitar que cause sensación de vacío. El lugar ideal para usarlo es el baño para generar sensación de limpieza;
  • el rosa influye sobre la tranquilidad, la sensibilidad y el romanticismo, por lo que es un buen color para el dormitorio;
  • el marrón equivale al estancamiento. Junto con el negro y el gris forma parte de los colores que hay que evitar. No obstante, si se trata de nuestros colores favoritos, podemos utilizarlos de forma aislada en algunos puntos concretos del salón.

3. Formas y objetos.

Intervienen en cómo fluye la energía en los diferentes espacios. Por ello es recomendable:

  • huir de todos los elementos que tengan los cantos rectos o puntiagudos e inclinarnos por los cantos redondeados o con forma de espiral (por ejemplo, optar por mesas redondas, en lugar de rectangulares o cuadradas), para que el Chi fluya mejor;
  • no colocar espejos frente a puertas y/o ventanas, ni en los dormitorios, ya que perjudica el descanso;
  • colocar elementos que tengan que ver con el agua en el salón, los baños o la sala de estar, evitándolos bajo las escaleras o en dormitorios por ser un elemento relacionado con el yang. Es decir, el agua genera movimiento y esto dificultaría el descanso;
  • no colocar mesas ni sillas de espaldas o frente a puertas y/o ventanas;
  • utilizar elementos de la naturaleza para activar el Chi, la fuerza vital presente en todas las cosas con plantas y flores, aportando así una vitalidad natural a tu casa. Para ello, hay que deshacerse de las plantas marchitas, evitar el agua estancada y prescindir de:
    • hortensias, que simbolizan la soledad y según algunas tradiciones, cultivarlas favorecen la soltería o la viudez;
    • cáctus, su Chi es negativo a causa de sus pinchos y por atraer las energías negativas. Con respecto a la creencia de que absorben las bajas radiaciones de los aparatos eléctricos, la verdad es que solo mejora la calidad del aire, al igual que el resto de plantas;
    • bonsáis, al tratarse de un árbol de crecimiento lento, forzado y reprimido artificialmente, detendrá simbólicamente nuestro propio desarrollo personal.

4. Distribución.

La casa se divide en dos zonas: desde la puerta de entrada hasta la mitad donde se encuentra la energía Yang y desde la mitad hasta el final, la energía Ying. Por esto, el salón y la cocina deben situarse en la primera parte y en la segunda, las habitaciones para el descanso. De la misma manera que ni el baño, ni las escaleras deben situarse en el centro de la casa.

5. Habitaciones.

Hay que evitar los objetos o muebles que obstaculicen el paso o interfieran con la iluminación, ya que cuanto más despejados estén los espacios, más cómodo se sentirá en ellos.

  • Salón: los muebles deben ubicarse formando un ángulo de 90° para que los espacios sean más acogedores y favorezcan la comunicación entre las personas.
  • Habitación: el cabecero de la cama debe ser de madera y debe estar apoyado contra una pared. Es necesario prescindir de la televisión y los espejos, porque las energías que generan dificultan el descanso.
  • Baño: se recomienda colocar espejos y plantas porque generan energía positiva y ayudan a la absorción del exceso de humedad.
  • Cocina: para evitar la mezcla de dos elementos incompatibles, como son el fuego y el agua, hay que evitar colocar el lavavajillas en frente del horno.

Sepa que...

Aunque parezca que el feng shui es sólo una cuestión de filosofía oriental, cada vez cuenta con más seguidores en occidente. Sus numerosos beneficios para la mente (tranquilidad, paz, una vida interior mucho más rica repleta de buenas energías…), han contribuido a su universalización, haciendo que cada vez sean más las personas que la aplican no solo en su hogar, sino en su trabajo y en todo lo que hacen cada día.

En TARGOBANK queremos contribuir a su tranquilidad ofreciéndole un seguro de hogar a medida, porque sabemos que sus necesidades son distintas a las de cualquier otra persona. Y si usted cede en alquiler una vivienda de su propiedad, también estamos a su lado con el seguro arrendador para que no corra riesgos innecesarios.

Además, si está pensando en comprar una casa y todavía no está seguro de dar ese paso tan importante..., contrate nuestra Hipoteca a Tipo Fijo, pagará siempre la misma cuota, sin sorpresas.





Compartir este Zum en redes sociales:
Facebook Twitter Google+ WhatsApp

TARGOBANK - Marzo 2018

Zum, Una iniciativa de TARGOBANK.

Zum del inglés “Zoom”. La palabra Zum es la adaptación al castellano de "Zoom"y se encuentra actualmente entre las voces incorporadas al Diccionario de la lengua de la Real Academia Española.