¿Busca un regalo personalizado, útil y para todos los bolsillos? Le proponemos 5 motivos por los que debería incluir un plan de pensiones en su lista de regalos de estas Navidades.

¿Qué regalaremos esta Navidad?

En 2017 los españoles gastaremos 633€ de media en las compras navideñas, de los que 252€ serán destinados a la compra de regalos, según el último estudio de consumo navideño publicado por Deloitte.

Por sexto año consecutivo, el dinero en efectivo sigue siendo el regalo más deseado para estas Navidades, seguido de viajes, para los hombres, y ropa y calzado para las mujeres. Sin embargo, a pesar de ser el más deseado, el dinero no será uno de los presentes más regalados debido a su carácter impersonal. De este modo, los libros, la ropa y el calzado siguen encabezando los primeros puestos del ranking de regalos más comprados, tanto para hombres como para mujeres.

¿Por qué regalar planes de pensiones?

Este año póngaselo fácil a Papá Noel y acierte con sus obsequios navideños regalando un plan de pensiones a sus amigos y familiares. A continuación le damos 5 razones:

1. Es un regalo útil para el futuro: piense en la jubilación.

La Seguridad Social y el Sistema de Pensiones de España, aunque sigue siendo viable a corto plazo, es, a priori, inviable a largo plazo debido a razones demográficas y al aumento estructural de gastos y disminución de ingresos del Sistema.

La principal fuente de ingresos para el 90% de nuestros mayores es la pensión de jubilación, que según los últimos datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social (octubre 2017) alcanza los 924,56€ de media: 1 021,30€ en régimen general y 640,89€ para trabajadores autónomos.

Los cambios ya implantados en la reforma de las pensiones (como aumentar la edad de jubilación a los 67 años, ampliar a 37 los años cotizados para cobrar el 100 % o ampliar de 15 a 25 los años tomados en cuenta para calcular la base reguladora), junto con la próxima puesta en marcha del factor de sostenibilidad, provocarán una importante reducción en la cuantía de la pensión.

El factor de sostenibilidad se aplicará a partir de 2019 y añadirá, a las ya existentes (la edad de jubilación, los años cotizados, la cuantía cotizada, etc.), dos nuevas variables al cálculo de la pensión:

  • Factor de equidad intergeneracional: para el cálculo de la pensión de los nuevos jubilados se tendrá en cuenta su esperanza de vida en dicho momento;
  • Factor de revalorización anual: la revalorización de las pensiones estará ligada a la salud de las arcas públicas. Es decir, las pensiones solo subirán si aumentan los ingresos del sistema por encima de la tasa de crecimiento del número de pensiones.

De ahí que el Gobierno prepare medidas para incentivar la contratación de planes de pensiones, los mejores instrumentos para complementar la pensión pública y no perder poder adquisitivo.

2. Es un regalo para todas las edades y bolsillos: se puede adquirir a partir de 30€.

El plan de pensiones es un instrumento diseñado para ahorrar a largo plazo. Su objetivo es complementar la pensión que reciba de la Seguridad Social. Pero, ¿a qué edad sería conveniente contratar un plan de pensiones?

  • De los 20 a los 35 años

    En realidad, no existe una edad óptima para iniciar el ahorro para la jubilación y aunque en España solemos empezar a ahorrar a partir de los 40 años, en los últimos años estamos experimentando una tendencia alcista en la contratación de planes de pensiones a edades cada vez más tempranas.

    El progresivo envejecimiento del país y la delicada situación del fondo de pensiones están provocando que los jóvenes se den cuenta de que van a tener que trabajar más años para mantener un nivel de vida óptimo.

    En este sentido, y a pesar de lo difícil que es comenzar a ahorrar a una edad temprana, no es de extrañar que opten por contratar un plan de pensiones como la mejor solución para en un futuro poder contar con un respaldo económico.

    Para este caso, recomendamos hacer pequeños aportes mensuales en vez de anuales y a medida que pase el tiempo ir aumentando la cantidad.

    En TARGOBANK puede abrir su plan de pensiones a partir de 30€ y realizar aportaciones cuando quiera: anual, semestral, trimestral o mensualmente, o sin periodicidad alguna.


  • De los 35 a los 45 años

    La mayoría de las personas suscribe un plan de pensiones entre los 35 y 55 años, ya que es necesario contar con ingresos estables y poder ahorrar. No obstante, si tenemos en cuenta lo tarde que iniciamos nuestra vida laboral, la mejor edad sería entre los 35 y 45 años.

    Además de tener en cuenta la edad, debe considerar otras variables como el objetivo de ahorro y su aversión al riesgo para elegir entre las diferentes modalidades de plan de pensiones la que más se adapta a su perfil:

    • Renta fija (más estable, pero con menores beneficios), si no le gusta el riesgo y le quedan pocos años para jubilarse. Por ejemplo, si no supera los 45 años, podría apostar por una mezcla de, por ejemplo, renta variable (60%) y renta fija (40%).
    • Renta variable (más volátil y arriesgada), si su aversión al riesgo es menor y le quedan bastantes años para jubilarse. Por ejemplo, si tiene menos de 40 años, sería recomendable contratar un plan con una cartera en la que predomine la renta variable (un 70% aproximadamente) frente a la renta fija (20%).
  • De los 45 a los 65 años

    En esta franja de edad podemos distinguir tres períodos:

    • entre los 45 y los 55 años, la inversión en renta fija (60%) debe comenzar a ser mayor que en renta variable (40%);
    • entre los 55 años y los 60 años, se aconseja invertir un 30% en renta variable y un 70% en renta fija;
    • entre los 60 y 65 años, es mejor optar por planes de pensiones de renta fija, con poco riesgo que permitan asegurar el capital acumulado.

3. Es un regalo útil también para el presente: le ayudan a desgravar.

Los planes de pensiones y los planes de previsión asegurados desgravan en la declaración de la renta con una reducción directa en la base imponible del IRPF.

Se pueden reducir las aportaciones realizadas con el límite máximo de la menor de las siguientes cantidades:

  • 8 000€ anuales;
  • el 30% de la suma de sus rendimientos netos del trabajo y actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio.

Y no podrán realizarse aportaciones por encima de dichas cantidades.

El cobro de la prestación de su plan de pensiones tributa en el IRPF como rendimientos del trabajo, en los términos y con las limitaciones de la normativa aplicable. Si además recibe la prestación en forma de capital, podrá reducir en un 40 % la carga fiscal en los supuestos que contempla la ley, durante un solo ejercicio fiscal para todos sus planes. No obstante, antes de elegir la forma en que desea percibir su prestación, debe consultar la regulación aplicable en el momento.

4. Es un regalo que puede ser de gran ayuda y no sólo en la jubilación.

Podemos recuperar nuestro plan de pensiones en caso de jubilación, discapacidad, dependencia severa o gran dependencia, desempleo, enfermedad grave o embargo de la vivienda habitual. Asimismo, nuestros herederos podrán cobrarlo en el caso de que falleciéramos antes de haberlo recuperado. Se aplicarán los términos previstos en la legislación vigente y en el reglamento del plan.

Además, en el paquete de medidas contempladas por el Gobierno para incentivar la contratación de planes de pensiones se contempla que a partir del 1 de enero de 2025 pueda disponer del dinero invertido en su plan de pensiones, si su inversión cuenta con más de 10 de años de antigüedad.

El cobro de la prestación puede ser en forma de capital (es decir, mediante un pago único), en forma de renta periódica (por ejemplo mensual), mediante una prestación mixta (combina una renta periódica con un único pago) o en forma de pagos sin periodicidad regular.

5. Es un regalo personalizado: se adapta a su perfil y la rentabilidad es muy interesante.

Los distintos planes de pensiones se ajustan a todos los perfiles inversores y edades, los dos motivos a tener en cuenta a la hora de decantarse por uno de ellos. Si considera que el plan de pensiones contratado no se adapta a sus necesidades, puede cambiar a otro plan sin penalización económica.

Además, según los últimos datos de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (INVERCO), la rentabilidad de los Planes de Pensiones ha sido muy positiva durante 2017.

Además, recuerde que en TARGOBANK le ofrecemos hasta un 3,5% de bonificación si traspasa su plan de pensiones o hace una aportación extraordinaria. Tan sencillo como hablar con uno de nuestros gestores y elegir el plan de pensiones que más se adapte a su perfil.


Y ahora, ¿sigue sin saber qué regalar en estas fiestas?



Preguntas Frecuentes

Más sobre planes de pensiones...

¿Quiénes intervienen?

El promotor del plan: es la persona que insta a la constitución del plan. En los planes de pensiones individuales, el promotor es una entidad de carácter financiero (entidades de crédito, compañías de seguros, entidades gestoras de fondos de pensiones, empresas de servicios de inversión, sociedades gestoras de instituciones de inversión colectiva).

El partícipe:es la persona física en cuyo interés se crea el plan y quien realiza las aportaciones.

El beneficiario:es la persona física que tiene derecho a recibir las prestaciones, haya sido o no el partícipe.

¿Qué son las aportaciones?

¿Qué son? Son las cantidades de dinero que se van metiendo en el plan. El partícipe tiene mucha flexibilidad para fijar la cuantía y periodicidad de las aportaciones, por lo que se trata de un producto accesible a cualquier economía. Se suele permitir que el partícipe realice aportaciones periódicas de cuantía determinada mediante domiciliación bancaria (mensual, trimestral…) pudiendo suspenderlas o modificarlas cuando desee, así como realizar aportaciones extraordinarias.

¿Existe una cuantía máxima? Con carácter general, el límite máximo anual de aportaciones es de 10 000€ para partícipes menores de 50 años o de 12 500€ para los de 50 años o mayores. Estos límites máximos son aplicables para el conjunto de todos los planes de pensiones que puede tener el partícipe, incluyendo los planes de pensiones de empleo. Es decir, el total de las aportaciones realizadas a todos los planes, tanto por el partícipe como por el promotor, no puede superar 10 000€ al año (12 500€ en caso de tener 50 años o más).

¿Existe una cuantía máxima para personas con discapacidad? Sí, existe un régimen especial para este colectivo en el que se permiten aportaciones del propio partícipe discapacitado, así como aportaciones realizadas a su favor por sus parientes en línea directa o colateral hasta el tercer grado inclusive, por el cónyuge del discapacitado o por personas que le tuviesen a su cargo en régimen de tutela o acogimiento. Las aportaciones anuales máximas a planes de pensiones realizadas a favor de una persona con discapacidad, incluyendo sus propias aportaciones, no podrán superar la cantidad de 24 250€.

¿Qué son las contingencias?

Las contingencias son las circunstancias en las que el beneficiario puede rescatar su plan de pensiones:

  • Jubilación: acceso efectivo a la jubilación en el régimen de Seguridad Social correspondiente, ya sea a la edad ordinaria, anticipada o posteriormente.
  • Incapacidad laboral del partícipe: incapacidad permanente total para la profesión habitual, absoluta y permanente para todo trabajo o gran invalidez, según los criterios de la Seguridad Social.
  • Fallecimiento del partícipe o beneficiario: puede dar derecho a prestaciones de viudedad, orfandad o a favor de otras personas designadas.
  • Dependencia severa o gran dependencia: cuando, por pérdida de autonomía mental o física, se necesita la asistencia continua de otra persona para realizar actividades básicas de la vida diaria.

Cuando se produce cualquier de estas contingencias, el beneficiario tiene derecho a recibir una prestación, que es compatible con las prestaciones y pensiones públicas a las que pudiera tener derecho.

¿Qué es la prestación?

Las prestaciones de los planes de pensiones son dinerarias y su cuantía estará en función de los derechos consolidados, que son el importe acumulado de las aportaciones realizadas por el partícipe más los rendimientos generados.

¿Cuántos tipos hay?

  • Prestación en forma de capital (es decir, la percepción de un pago único);
  • Prestación en forma de renta (percepción de dos o más pagos sucesivos con periodicidad regular, incluyendo al menos un pago en cada anualidad). Esta opción puede ser vitalicia (pagos durante el resto de la vida del beneficiario) o temporal (pagos periódicos durante un tiempo determinado). Desde el punto de vista fiscal, recibir la prestación en forma de renta es la más aconsejable tras la reforma fiscal de 2007.
  • Prestaciones mixtas (que combinen rentas y capital) o prestaciones distintas de las anteriores en forma de pagos sin periodicidad regular.
¿Cuál es el tratamiento fiscal?

Dentro de los planes de pensioens hay que diferenciar entre la fiscalidad de las aportaciones y la de las prestaciones.

¿Cuál es la fiscalidad de las aportaciones?

  • Régimen general: Todas las aportaciones realizadas podrán reducirse en la base imponible del IRPF (el ahorro fiscal se produce en el mismo año en el que se realizan las aportaciones).También existe la posibilidad de aportar al plan de pensiones del cónyuge y poder deducirse hasta 2 000€ de la declaración del propio aportante, siempre y cuando el cónyuge no obtenga rendimientos netos del trabajo ni de actividades económicas superiores a 8 000€.
  • Régimen especial: el conjunto de deducciones practicadas por todas las personas que realicen aportaciones a planes de pensiones constituidos en favor de personas con discapacidad, incluidas las de la propia persona discapacitada, no podrán exceder de 24 250€ anuales.

¿Cuál es la fiscalidad de las prestaciones?

Cuando se percibe la prestación, sea en forma de capital o de renta, se considera todo (aportaciones más rentabilidad) rendimientos de trabajo, sujetos a retención. Estos rendimientos se integrarán en la base imponible general del beneficiario, tributando a la escala general de gravamen.




Compartir este Zum en redes sociales:
Facebook Twitter Google+ WhatsApp

TARGOBANK - Diciembre 2017

Zum, Una iniciativa de TARGOBANK.

Zum del inglés “Zoom”. La palabra Zum es la adaptación al castellano de "Zoom"y se encuentra actualmente entre las voces incorporadas al Diccionario de la lengua de la Real Academia Española.